Acceso a profesionales

Enrique Gil en Oasys MiniHollywood

Enrique Gil comenzó como representante de un laboratorio fotográfico antes de la era digital: “Mis clientes eran fotógrafos, así que tenía acceso al trabajo de un buen número de profesionales de la zona”. Desde entonces, Gil siempre se consideró un aficionado hasta que su hija mayor le regaló un ordenador por su cumpleaños y le encargó su reportaje de boda: “Empecé a curiosear las tendencias actuales. Me compré un objetivo en condiciones, repasé algunos tutoriales, acudí a alguna charla, participé en algún concurso y empecé a salir de mi zona de confort”.

Ahora su perfil cuenta ya con centenares de fotografías: “Hacer fotos me apasiona. Dicen que es mejor una imagen que mil palabras, así que espero que os gusten”.