Cowboy americano

El vaquero es sin duda la figura por antonomasia de los Estados Unidos, popularizada por Hollywood en las películas de wéstern. Sin embargo, pocos saben que este icono considerado genuinamente norteamericano proviene, en realidad, de los españoles que llegaron a América. En este post le contamos la historia del cowboy americano.

Origen español del cowboy

El origen de los cowboys está en la llegada de los españoles a América. Durante el siglo XVI, los conquistadores trajeron sus tradiciones ganaderas, así como los caballos y el ganado domesticado a Las Américas, comenzando en Nueva España, lo que hoy en día es México y el suroeste de Estados Unidos.

El sistema que se estableció fue el de las haciendas, también de origen español, concretamente andaluz, con la explotación de grandes extensiones de tierra. Con el tiempo estas tradiciones españolas fueron evolucionando según las características culturales, geográficas y ambientales de esta región.

Entre los primeros vaqueros, además de los colonos españoles, había mestizos y nativos americanos. Tras la guerra entre México y Estados Unidos en 1848, el primero tuvo que ceder al país norteamericano más de la mitad de su territorio, los actuales estados sureños, desde California hasta Texas.

cowboysDe esta forma, este estilo de vida se fue fusionando poco a poco con las tradiciones culturales inglesas, sobre todo tras la guerra civil americana, cuando muchos veteranos de la Confederación llegaron al Oeste en busca de nuevas oportunidades.

Así se fue forjando la figura contemporánea del cowboy americano, que era la persona encargada del ganado en los estados del sur de Estados Unidos (California, Arizona, Kansas, Texas, Utah y Oklahoma).

Por aquel entonces, el porcentaje de vaqueros mestizos, afroamericanos, mexicanos e indios era bastante alto, aunque la mayoría era de raza blanca. Los cowboys solían provenir de clases sociales bajas y las pagas eran malas. Se ganaba un promedio de un dólar al día.

Ganadería y rutas

En la Nueva España se daba un clima seco y poco pasto, lo que obligaba a realizar largos desplazamientos con el ganado en busca de grandes extensiones de tierra con forraje. Así surgió la figura del vaquero a caballo. Al principio eran espacios abiertos de libre pastoreo, que a finales del siglo XIX dieron lugar a los ranchos que conocemos hoy en día.

La figura del cowboy cobró verdadera trascendencia y fama en la segunda mitad del siglo XIX, cuando el desarrollo del ferrocarril permitió la comercialización y exportación de la carne a Europa. Fue entonces cuando surgieron las famosas rutas ganaderas que iban desde Texas y Chihuahua hacia el norte de los Estados Unidos.

Vaquero en el campoEl primer intento a gran escala se llevó a cabo en 1866, cuando varios vaqueros texanos se unieron para llevar sus ganados a una estación de tren con destino Misuri. Sin embargo, no alcanzaron su destino porque los granjeros de Kansas se opusieron. Al año siguiente se construyó la senda Chisholm, en honor a Jesse Chisholm, un comerciante de pieles que marcó esta ruta que iba desde Texas hasta Abilene.

El transporte de estos animales requería jinetes con experiencia y gran destreza en el manejo del ganado, ya que la manada podía llegar a las 3.000 cabezas. Viajaban en grupos de vaqueros junto con un cocinero. A los animales se les marcaba con un símbolo para distinguirlos de otros propietarios. Longhorn fue la primera raza, famosa por sus cuernos alargados.

 El Caballo

Especialmente importante fue la introducción de los caballos en América, puesto que llevaban miles de años extinguidos en este continente.

Los equinos que los conquistadores españoles trajeron con ellos eran de origen andaluz y árabe, y no tardaron en reproducirse y extenderse a lo largo del Nuevo Mundo.

Los famosos mustangs americanos, que vivían en estado salvaje, eran en realidad caballos asilvestrados que descendían de estos animales domésticos.

MustangsEl caballo era la posesión más importante del vaquero americano. El potro era dejado en libertad en el rancho los dos o tres primeros años, y después era llevado al corral donde era domado.

 Cowboy moderno

Los cowboys modernos siguen trabajando en los ranchos, pero con los avances tecnológicos y las comodidades actuales de la vida diaria. Se encargan de la alimentación del ganado, de marcarlo y arrearlo por las distintas zonas de pasto.

También vigilan el territorio de la granja, controlan a los depredadores y solucionan problemas en las cercas.

Además, su destreza para domar los caballos sigue estando presente en el deporte del rodeo, que consiste en montar a pelo potros salvajes o reses bravas.

rodeosDescubrir la vida del cowboy en Almería

A partir de los años 30 y 40, las películas del Oeste popularizaron la figura del vaquero, con su estilo de vida y valores morales como el individualismo y la honradez, aunque algunos de estos westerns formaron estereotipos que no se ajustaban a la realidad.

A veces el cowboy y el pistolero se asociaban al mismo personaje, cuando el vaquero no dejaba de ser un ranchero que trabajada duramente en el campo. Tampoco solían enfrentarse con los indios. Era la caballería del ejército regular quien lo hacía.

No hace falta ir hasta Estados Unidos para vivir el Lejano Oeste. En pleno desierto de Tabernas se encuentra el parque temático Oasys MiniHollywood, que cuenta con su propio poblado de la época.

Oasys MiniHollywoodAquí se rodaron algunos de los westerns más icónicos de la historia del cine como El bueno, el feo y el malo, Por un puñado de dólares y La muerte tenía un precio. Fue el director Sergio Leone quien descubrió en 1964 este lugar y construyó el decorado para su Trilogía del dólar, que llevó a Clint Eastwood a la fama.

Si quiere descubrir en primera persona el estilo de vida de los antiguos vaqueros y empaparse del ambiente del Viejo Oeste, acérquese a Oasys MiniHollywood. También contamos con una reserva zoológica con especies en peligro de extinción y una zona acuática.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Compartir

No hay comentarios